Podridos

La familia es posible que se trate de la asociación más podrida que existe (o al menos en mi caso) cuando lo único que une es el parentesco genético y la “obligación” de tener que convivir bajo el mismo techo uno se da cuenta de porqué falla tanto.

Cenas de navidad para unir a buitres desbandados, para recordarnos lo falsos que somos, para pintar de rosa nuestro garrote vil.

Vomito ante tanta hipocresía, ante la desvalorización del término hermano, padre y madre (no hablemos ya de la familia política) no existe ni puede existir confianza para hablar de otra cosa que no sean banalidades, no hay preocupación por el bienestar del otro… convivo con dos extraños, soy un prisionero en mi habitación… (ni tan siquiera es mía, debe de ser alquilada o algo)

Las relaciones sociales son en esencia, muy simples: uno se acerca a quienes les cae bien y se aleja de quienes le tratan mal, de tal forma que nadie que te trate mal tiene derecho siquiera a preguntar ¿Porqué te alejas?

A rajatabla voy a llevar –> “Jamás voy a crear ninguna familia que insulte los ideales familiares como hace la mia”

Os odio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Textos solitarios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s