Carroñeros

Imagen

La distancia lo destruirá todo, el día que el tiempo se estire tan sólo un poco más barrerá el castillo de arena que tanto me he esforzado en contruir.

Los buitres vuelan en torno al animal moribundo, esperando un momento de flaqueza de este a que desfallezca o a que el depredador se aleje un poco para atacar. Nadie es propiedad de nadie, pero ¿por qué me siento así?
Porque pienso que no puedo estar a la altura de un primer y torturoso amor, ¿debo entonces luchar contra el o hacer como que nada sucede?

Amar demasiado es un peligro enorme, el corazón esta para que palpite dentro de tu pecho y no para que lo extraigas y se lo des a alguien confuso.

Esto acabará como siempre acaba, con un final húmedo y salado resbalando por las mejillas, con una fuerte opresión en el tórax que hace que el aire entrecortado insufle irregularmente los pulmones.

 El regresar a las sombras, a la no vida, a la soledad y a la búsqueda de placeres inmediatos mientras olvidamos el dolor de la gran nostalgia. No conozco a nadie como ella, claro que también pensaba eso de la otra chica. Es todo tan difícil, ¿por qué ha de serlo?

Miedos en todos los poros de la piel… debo concienciarme del ritmo dinámico de la vida y de que perderé todo lo que ame y tal vez vuelva a tener una oportunidad de recuperarlo… un circulo de heridas, cicatrices y caricias.

Amor, persiste, no te mueras.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s