Horas solas

La soledad es un tema que da para mucho hablar, sin embargo si la padeces lógicamente no tendrás interlocutor.

Hay diferencias entre estar solo y sentirse solo, siendo lo preocupante esto último. Puedes estar totalmente rodeado por una marea de personas y sentirte más solo que flotando ingrávido en Júpiter (siempre he tenido fascinación por ese planeta).

Cuando te sientes solo al principio no sabes qué hacer, esperas que va a venir alguien a darte una palmadita a la espalda y te va a sonreir y fin del problema, pero eso nunca sucede (porque recordemos: el problema no es la tristeza, es que estas solo) y durante un tiempo sigues pensando que tal vez no has sido aún lo suficientemente paciente… ¿Pero de verdad alguien en el mundo que vivimos se va a preocupar de que haya un tipo que se sienta mal con todos los que ya hay? Creo que la respuesta es: No

Entonces pasas a la segunda fase del solitario, que no es otra que tratar de engañarte a ti mismo diciendo: “No necesito a la gente, seguro que solo estoy mejor” empiezas a cultivar aficciones (cine, juegos, lectura, música..) decides tocar un rato el saxofón, decides aprender un idioma, hacer deporte… Lo que yo llamo “parches para no fijarnos en los vacios” A la larga te das cuenta de que ni las mejores notas de tu clase, ni el dominar tal y cual juego, ni saber interpretar las mejores piezas de jazz te han devuelto la sonrisa perdida.
Sigues teniendo la espinita clavada de que falta algo en tu vida: faltan personas

La tercera fase de la soledad es quizá la más grave, te culpas a ti mismo por estar solo, que el hecho de esta situación lo has generado tú con tus decisiones y ahora empiezas a pensar “Y si hubiera hecho esto…” (inútil, eso ya no sirve de nada, no puedes volver atrás para remediarlo)
Te castigas, te maltratas psicologicamente, te encierras en ti mismo, te inventas mundos de fantasia para vivir en ellos, te refugias en las drogas, te vence la apatía, los segundos duran años y la vida pierde el color.

Eso es la soledad, un problema que no se soluciona nunca por si mismo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexión, Textos solitarios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s