Barril de madera joven para vino añejo

Un anciano atrapado en el cuerpo de un joven, asi me veo cuando me miro al espejo… ladeo la cara y la luz marca intensas sombras en mi rostro delgado y anguloso… no llego ni a 25 y parece que tengo crisis de los 40.

Mi agenda esta en blanco, no tengo muchas cosas que hacer, no tengo muchos contactos. No puedo evitar sentirme extraño por ello, la mayoria es diferente (o soy yo el diferente, según se mire) siempre me preguntaré si sienten tan vacías e insignificantes sus vidas como siento la mia.

La gente no deja de sonreir, de reir, de cantar, bailar, bromear y jugar… ¿se me pasó la edad? ¿no sé disfrutar? ¿necesito otras cosas?
Ni puta idea, los que nunca me fallan son mis pensamientos, mis interminables preguntas y mis sueños.

Se puede fingir un rato ser como ellos, pero no para siempre

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Animos, Reflexión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s