Amar demasiado

Las llamas ardientes, enormes, brillantes e intensas consumen el combustible en poco tiempo.

Las llamas tenues, frías y moribundas lo consumen mucho mas lentamente pero a riesgo de apagarse para siempre.

 

En el amor ocurre igual, solo las llamas medianas y constantes son las útiles.
Amar demasiado es tan peligroso como no amar

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexión. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Amar demasiado

  1. tierra de nadie dijo:

    Me repetire,,,,,
    todo tiene su equilibrio ,,
    te doy la razon.

    Suerte siempre ,,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s