Una mente en la niebla

Su sonrisa era un tajo que no transmitía ninguna empatía, bajo su extraña mirada que ninguna mente llegaría a entender jamás se hallaba la privilegiada mente de una persona muy peculiar. Un completo universo que aparecía y desvanecía con multitud de formas y colores.
Y le llamaron loco, solo porque no lo entendían.
Que irónico que las mejores mentes y los mejores corazones nazcan siempre en la oscuridad mas persistente
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexión, Sin categoría, Textos solitarios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s