La voz de los invisibles

Invisible no es aquél con camuflage óptico, el invisible es aquella persona con grandes problemas que la sociedad en general decide ignorar.
A la gente no le gusta escuchar los problemas de sus semejantes y por ello decide que es mejor hacer como si éstos no existen.
Las calles están llenas de mendigos, los centros de salud mental lleno de psico-depresivos, y los cementerios llenos de suicidas.
Cada persona, inmersa en su propio ego ve que atender a las necesidades de otros empaña su “bienestar propio”.
Las voces de los invisibles siempre son suplicantes de ayuda y a veces ni tan siquiera es ayuda económica, a veces es sólo cariño y quejidos de angustia y soledad.
He sido invisible tanto tiempo que me cansé de alzar la voz para pedir ayuda y no obtener nunca respuesta que decidí vivir por mi cuenta aceptando lo que el destino me vaya ofreciendo, siendo un nómada que “disfruta” de conversaciones con individuos con los que posiblemente nunca vuelva a hablar. Y me di cuenta… de que la única forma de no ser invisible es parecer que todo marcha bien.
La gente NO quiere escuchar tus problemas
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Crítica, Reflexión, Textos solitarios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s